CONFESIÓN

31.05.2016

Sucedió así la albura
que quedó descubierta con la llama
tintineante. Y el nombre hube de la dama
prendido de la blanca confitura.

 

Cuando el cálido resto de la noche
vencía los rescoldos de la distancia
gélida, la obra del extinto pastelero
fluyó en dulce caudal hasta las telas

con que el sueño hace mesa.
 

Como un hambriento colegial goloso, diez 
yemas de diez dedos hundía en el frondoso
espacio de la nata. Hasta que tiesa

la mano edulcorada dispuse entre los labios
chupadores y al deleite me excedí con saña,
permitiendo a la lengua la rebaña
y los resabios y números mas zafios.

 

Sucedió así que, alocada,
la boca se entregaba a los deleites,
sin apreciar que los dulces eran los afeites
de la cripta florida de mi amada.

 

© Javier Figuero

 

Facebook


Foto: © Adán Pucel

 

 

 

Titulo:

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título