SIRENA

La sirena y el hombre pidieron dispensa al Papa, pues, por razones obvias, habrían de hacer el amor por vía contra natura, pero no se les dio la respuesta apetecida. Para no arriesgar la vida ultraterrena, sacrificaron su amor y ella acabó casándose con un boquerón muy galán y él con una chica de su pueblo de sólidos principios morales.

Tiempo después y por esas casualidades que tiene la vida, la sirena y el hombre se encontraron en un atolón de cierta localidad costera de moda, donde fueron con sus respectivas familias a disfrutar las vacaciones anuales. Superada la sorpresa, sintieron renacer su amor, que habían reprimido a lo largo de los años de separación sin conseguir sofocarlo, y sus cuerpos se entrelazaron como pudieron y gozaron el uno del otro por donde les vino en gana. Se sabe que aquel fue el primer día en que vieron a Dios.


© Javier Figuero

Facebook

Foto: © teomoreno.com

Facebook


Posts Destacados
Posts Recientes
Busqueda por título
Sígueme en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

¡SÍGUEME! 

© 2023 por Samanta Jones. Creado coh Wix.com