LLUVIA

27.06.2016

Llegó a casa empapada por la lluvia de la jornada y enseguida me quité la camisa para retirarle las gotas que resbalaban por su rostro y reducir la humedad de su pelo. Comprobé que tiritaba y, con mis pantalones, le tapé la tripita después de desvestirla, pues desde pequeño sabe uno que es mejor tenerla caliente para evitar los cortes de digestión, tan perjudiciales casi siempre. Como se puso a toser, me serví de mi ropa interior para fabricar cataplasmas, que dispuse convenientemente en su pecho, tras ponerla unos minutos en el radiador de la calefacción. Mejoró mucho e hicimos el amor, pero, apenas satisfechos sus deseos, se dio cuenta de que se había equivocado de apartamento. Salió del mío sin despedirse, pues en el piso de abajo esperaban su marido y sus hijos y no quería que se inquietaran.

 

© Javier Figuero

 

Facebook

 

 

 

Titulo:

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título