PAJARITOS

30.08.2016

Sintió un crujido en la ingle, luego un revoloteo que le provocó cosquillas en la misma y, enseguida, vio a dos pajaritos que, luego de abrirse paso a través de la firme tela de sus tejanos, fueron a posarse sobre los muslos de la dama. Para su tranquilidad, vio que ella los acariciaba con mimo, lo que mostraba que eran bien recibidos en esos aposentos. Avergonzado por la procacidad de los animalitos, quiso disculparse, pero no llegó a consumar el proyecto porque las caricias que les daba la mimadora le embriagaron como si se hubiera metido a gollete una botella de absenta. Amparados en su pequeñez, los pajaritos se introdujeron por entre el vestido de la dama, que se puso a suspirar píos píos. Recobrada la normalidad de la escena y, cuanto todo invitaba al más delicioso relajo, el hombre apreció que le escurría por la entrepierna un liquídillo y, sin perder la compostura, se exploró con las palmas de la mano para encontrar explicación. Del bolsillo izquierdo del pantalón sacó por fin el teléfono móvil y , en una oportuna conexión, pidió que le recogiera una ambulancia. Lo cierto es que tenía los huevos cascados y que no era cosa de tomárselo a broma.

 

© Javier Figuero

 

Facebook

 

Foto: © teomoreno.com

 

Facebook

 

 

 

Titulo:

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título