MI INFLUENCIA CON ELLAS

15.12.2016

     Marisa me dejó por un hombre más bajo que yo, bastante más feo, menos inteligente y con halitosis, miopía y pies planos. No es que lo diga yo, es que me lo dijo ella en aquella tarde aciaga de nuestra despedida: “Mira, cariño, te dejo por Ramón, que es un hombre más bajo que tu, bastante más feo, menos inteligente y con halitosis, miopía y pies planos”. Pero la cosa no acababa ahí: “Está en paro”, me dijo, “no tiene estudios ni formación alguna y padece un complejo de Edipo de no te menees”. No podía entenderlo, ¡poneros en mi lugar!.. Y, como la cara se me transformó en una interrogación, Marisa se encogió de hombros y arrobó la mirada, y los dos supimos que el asunto quedaba zanjado.

 

     El asunto me llevó a la quiebra de confianza en el sexo femenino y de mi propia autoestima. Total, que me puse en manos de un especialista. Bueno, de dos. Un espía profesional que contrastara los datos de Marisa, ya he dicho que había dejado de creer en las mujeres, y un psicólogo. El espía era mujer y corroboró todos los puntos. Después se encogió de hombros y arrobó la mirada, y los dos supimos que el asunto quedaba zanjado. El psicólogo era psicóloga y se enfrentó al arduo trabajo con profesionalidad: trató de reconducir mi sexualidad, pues con la impresión no dejaba de dar gatillazos, y de convencerme de que yo no era una basura; bueno, al menos, no más que antes de mi última conversación con Marisa. Desesperada por la falta de resultados, se ocupó de conocer a Ramón. Luego se encogió de hombros y arrobó la mirada ante mí y los dos supimos que el asunto quedaba zanjado. Y en esta estábamos, cuando sonó mi teléfono:

 

     "Ring, ring…”. “Sí, dígame… Ya, pero… Es que lo tenía todo preparado... ¡Vaya faena, la verdad!..”.

 

     Nota para los lectores: Este cuento acaba aquí, siento decepcionarles. Yo había convenido con una marca de perfumería francesa que lo terminaría al desvelar que Marisa se prendó de Ramón porque usaba la nueva línea para varones de la casa. “Un aroma irresistible”, hubiera escrito para culminar el texto y tras explicar que la espía y la psicóloga cayeron en la misma fascinación por Ramón y por la misma causa. Me hubieran dado una pasta, estas empresas pagan muy bien. Pero la llamada que vengo de recibir acaba con mis ilusiones, los franceses se han decidido por una publicidad convencional, televisión y revistas del ramo. Quizá dudaban de la influencia que uno pudiera tener con las mujeres, al parecer son ellas las que compran los perfumes a sus hombres. Total, que, por unas cosas o por otras, me he echado a llorar como un niño

 

© Javier Figuero.

 

Facebook


Foto: © Adán Pucel

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título