CEREZAS

Me llamó Beatriz para hacer el amor, pero su casa queda a 12 minutos de la mía y me excusé con educación.

Erika estaba de paso por Madrid y le haría feliz encontrarme, pero yo escuchaba la Carelia de Sibelius.

Lucía me echaba de menos, pero ya eran las 20’47 de la noche y me acababa de hacer un croque monsieur calentito.

Leí todavía un par de horas más y luego caí dormido. Desperté a las 4 de la mañana con una excitación inaplazable.

Estaba dispuesto a todo, pero las amigas que contacté me mandaron a hacer puñetas. Entonces fui al frigorífico y me puse a comer cerezas. No podía dejar de pensar en lo volubles que son las mujeres.

© javierfiguero.com facebook.com/javier.figuero.autor

Posts Destacados
Posts Recientes
Busqueda por título
Sígueme en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

¡SÍGUEME! 

© 2023 por Samanta Jones. Creado coh Wix.com