EN ESTO, CON LA CUP

19.08.2017

Sin entrar a valorar las formas y distanciado por su compromiso independentista, antagónico con las ideologías de izquierdas y libertarias que me engatusan, veo con simpatía la protesta de los cachorros de la CUP por un turismo controlado en Cataluña, mimetizada ya en otras partes del litoral ibérico, camino del interior peninsular. Contra ella, los pronunciamientos oficiales me resultan falaces, torpes, deshonestos… Son muchos años manejando el señuelo del turismo responsable, la desestacionalización de la oferta o la regulación de los flujos visitantes. De todas esas payasadas que chocan cada vez más con la realidad impertinente de una España sin la menor conciencia de protección de su medio ambiente, prostituida por hordas soeces a las que, para mayor desprecio, se complace en cuantificar. Este año ochenta millones; al año que viene, más… El tránsito se rellena con atentados contra la seguridad de los naturales, agresiones sexuales, escándalos públicos, degradación de los bienes vecinales, atentados a la moral, burla de la mecánica impositiva, escarnio de costumbres por parte de la bazofia más degradante de países con corazón imperialista y garras de cuatreros, borrachos repugnantes incapaces hasta de memorizar el nombre de la nación que visitan. Por desgracia, no estamos solos en el listado de víctimas. He visto entrar cruceros como catedrales en Venecia, en Vielfranche, al lado de mi querida Niza, y en otros lugares del Mediterráneo. Van cargados de gente con el bocadillo y el alcohol pagado y los bolsillos vacíos para el resto. Los países afectados por este turismo hortera tendrán que replantear sus estrategias. Lo de España no creo que tenga solución. Al menos mientras las respuestas oficiales sigan en el terreno de lo falaz, justificando un empleo que saben de baja calidad, estacional y que no se ocupan de cualificar, rendidos al turismo basura. El alto comisionado de la Marca España (El País) ve un tinte racista en la protesta de los jóvenes radicales y los políticos, gobierno y buena parte de la oposición, cierran de hecho filas en torno al argumento que esconde su impotencia para controlar ese turismo que se cisca en la Marca en cuestión. Yo, en la razón de tal protesta, estoy con los cachorros de la CUP. No puedo hacer la vista gorda ante esa forma consentida de terrorismo que tantas cosas se lleva por delante.

 

© javierfiguero.com

#turismobasura #protestacontraelturismo #CUP #marcaespaña

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título