SOLDADOS

23.08.2017

     Me preocupo, y es que en esto estoy de acuerdo con Donald Trump: “El terrorismo (yihadista)”, ha dicho, “no se detendrá ante nada”. Me centro en Europa, España, Cataluña, Ripoll… La renuncia de las administraciones al control ético y moral de la educación permite a los imanes radicales la radicalización de futuros asesinos. Doctrina de ese corte, la penetración del salafismo es una antesala a la evolución. Lo financian Arabia Saudi y otras monarquías del Golfo y en Bélgica y Cataluña tiene su principal presencia. España les vende armas e impunidad a cambio de petrodólares. El tristemente célebre, imán de Ripoll tenía antecedentes penales por tráfico de drogas y eso no le impidió el ejercicio del cargo en la localidad catalana. España, Europa en general, Cataluña en particular, no es solo refugio de terroristas, es una fábrica de terroristas, como pueda serlo Pakistán. En El País la educadora social del Casal Cívico de Ripoll que trabajó en su día con los jóvenes autores de la reciente masacre en Barcelona y Cambrils, una tal Raquel, se pregunta: "¿Qué estamos haciendo mal?"… La mujer no parece tener muchas luces. O es que el amor filial nubla, una vez más, el entendimiento: "Estos niños”, dice, “eran como todos, como mis hijos, eran niños de Ripoll".

 

     “Niños de Ripoll”… Es decir, integrados. ¿Dónde?.. El terrorista que conducía la camioneta que sembró de muerte la Rambla llevaba en el pueblo desde los 4 años. Se educó en un colegio público con nombre de egregio poeta, Joan Maragall. En catalán, claro, y bien podía haber sido un buen ciudadano de la Comunidad. O de la Nacionalidad o de la Nación, vaya usted a saber. Como lo son los hijos y nietos de los murcianos o de los andaluces que facilitaron como emigrantes su desarrollo y a los que se denostó allí hasta el oprobio por parte de los hijos y nietos que les quieren llevar ahora a la tierra prometida, y hacia donde caminan muchos de ellos sin rechistar con su ADN libre de toda sospecha. Se les ha educado para ello con la total indiferencia del Estado, de los partidos políticos y de la sociedad. Unas dosis de manipulación histórica con otras de odio a lo español, a sus propias raíces. Los que llegaron del Norte de África servían para lo mismo. Sufrieron la superposición de otros educadores y generaron sus propios odios, a lo español, lo occidental, lo catalán. Ahora han dejado en la Rambla “víctimas españolas y catalanas”, según el responsable de Interior de la Generalitad. Raquel, la educadora social del Casal Cívico de Ripoll, no acaba de entender lo que ha pasado.

 

     Hasta la última guerra civil, la educación en España sintió la influencia de la Institución Libre de Enseñanza, a la que no fue ajeno Maragall. Nunca pidieron ni aceptaron subvención oficial alguna, la rechazaban para proteger la libertad, que se les antojaba amenazada por el hecho simple de la dependencia económica. Esto no sé si lo sabe la tal Raquel, ella vive otra realidad. Proponían una nueva concepción del mundo y, por supuesto, una nueva concepción del hombre, formado en una suerte de humanismo integral, casi renacentista. Sus difusores mantenían que España no necesitaba líderes, ni leyes, ni revoluciones, que necesitaba “hombres”. Era gente culta, de ciencia rigurosa, amor a la verdad, dignidad de carácter, integridad moral, austeridad, solidaridad humana, sensibilidad artística, amor a la naturaleza, elegancia en las maneras… Hombres, ya digo. ¿Hombres?.. No, no parece ser nuestro ideal. Lo que impera es la utilización del sistema educativo como forma de aculturación nacionalista o religiosa (religiones mistéricas o totalitarias). Es decir, lo mismo que en el franquismo con la Formación del Espíritu Nacional y la asignatura de Religión, lo mismo que en todas las dictaduras.

 

     En fin, hoy me siento optimista: todo está perdido. Una vez más, los griegos nos enseñaron el camino. La Mayéutica de Sócrates ofrecía la duda como método de enseñanza para llegar a la verdad, nunca predeterminada. Platón y Aristóteles discurrieron en Atenas por esa vía, mientras en Esparta la educación estaba enfocada a la creación de soldados. Es evidente que en España y en Cataluña, fieles, laicos e infieles hemos preferido este modelo.


© javierfiguero.com


facebook.com/javier.figuero.autor/

Foto: © teomoreno.com

facebook.com/teodosio.moreno.fotografo/

 

 

Titulo:

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título