EN LA LAGUNA ESTIGIA

09.02.2019

Apareció el silencio y me sedujo,

que nada era descanso sino eso.

Y allí quedé embriagado,

detenido,

salvado de recursos,

sin amor y sin odio,

desnudo de saberes y certezas.

 

Surgida por ensalmo,

se había definido la intemperie.

No existían las sombras ni tampoco las luces,

las quejas ni la pena,

el dolor o la dicha.

A falta de memoria,

las sensaciones quedaban en suspenso.

 

¿Dónde fuera la vida

que dejé refugiada en la honda negrura?

¿Y qué es lo que se mueve

liviano por su espacio? ¿Qué me lleva,

la nube descarriada

o el insistente orgullo

frente al voraz olvido?

 

Voluta del capricho,

navego en lo imposible.

Extraño de mí mismo,

me concibo en lo informe.

No ocupo territorio,

soy un temblor discorde,

un gemido silente que atestigua el olvido.

 

Vagando por lo vago, alcanzo la frontera

y el golpe contra el marco deja atrás

un alud de cenizas

marcadas con mi nombre.

Sublime es el paisaje de Joachim Patinir,

los verdes, los azules, marrones inquietantes

que prometen tristeza.

 

Al fin sé que estoy muerto,

que las aves gorjean, definiendo el camino,

que el bosque es una ofrenda

por la honda mentira de la que soy resaca;

que el musgo donde piso ensordece el deseo

de la misma clemencia y que Dante y Virgilio

se juegan a los dados mi alma. Y que la pierden.

 

¡Qué terrible belleza

la que veo en el cuadro!..

El cielo es una mancha allá en el horizonte

y a mi espalda se extiende radiante el Paraíso.

Mi visión es el Hades

y Caronte que rema su barca

de noche y de tinieblas.

 

Sé que viene a por mí, ya no cabe la duda.

 

© Javier Figuero

facebook.com/javier.figuero.autor/

Foto: © teomoreno.com (montaje sobre La laguna Estigia de Joachim Patinir)

facebook.com/teodosio.moreno.fotografo/

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título