LIBERTAT D'OPINIÓ I D'EXPRESSIÓ

Intuido por encuestadores y analistas como uno de los grandes perdedores en las próximas elecciones generales, el partido Ciudadanos podría contar con un inesperado apoyo que llegase a justificar ante el emergente electorado de los últimos comicios su, a mi entender, torpe estrategia de derechización, consumada desde el pacto de gobierno con PP y VOX en Andalucía. Abandonado por colaboradores conspicuos, blanqueador de partidos corruptos o ultramontanos, con el agua del rechazo por su responsabilidad en el bloqueo del Estado en el mismísimo cuello, veo caer sin embargo ahora sobre Albert Rivera el “salvavidas Quim Torra”, marca registrada de analfabetismo político funcional, cuya sola impronta al respecto es el insulto y la pelea barriobajera. Incriminado ante el juez por uno de los miembros del comando independentista detenido por la Guardia Civil bajo sospecha de preparar acciones terroristas, el titular de la Generalitat sería el argumento incontestable para volver a poner el organismo a recaudo del artículo 155 de la Constitución, bandera recurrente de la acción política de Rivera. Consentidor, inspirador o madrina de promoción de las vanguardias violentas de los CDR, todos sabemos que Torra enseñará definitivamente la patita tras la sentencia del procés, sin que quepa descartar que proclame de nuevo para entonces la República Catalana. Coherencia al fin de un conocido panegirista de los más violentos históricos de la causa, hiena de cuya pluma han salido los más despreciables y rastreros insultos a los españoles que no hemos devuelto aún como merece. Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, cree tener muy claro lo que merecen Torra y el independentismo inconstitucional y su oferta de invalidarlos legalmente se reactualiza, por la coyuntura referida, en las fechas idóneas para jugar las cartas ante el electorado. En buena lógica, asistiremos en las próximas semanas a la radicalización de los mensajes constitucionalismo / anticonstitucionalismo, lo que promete un duelo coral de improperios de los “hunos” contra los “hotros” (vivimos la moda Unamuno). Desde luego, se jugará en ello mucho más, aunque también, la suerte política a corto plazo de Rivera y Ciudadanos. Por fortuna, lo que se diga, estará amparado por la Libertat d’opinió i d’expressió, Article 19 de la Declaració Universal dels Drets Humans, tal como figura ahora en el frontispicio de la sede del gobierno autónomo de Cataluña. En cuanto a los actos, eso será otro cantar.

Posts Destacados
Posts Recientes
Busqueda por título
Sígueme en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

¡SÍGUEME! 

© 2023 por Samanta Jones. Creado coh Wix.com