DEL REY ABAJO NINGUNO (o ¡manda huevos!)

El marxismo y sus derivados tuvieron siempre la habilidad para hacer pasar sus gestos políticos inútiles por excepcionales, quizá para compensar la cuestionable valoración de su praxis. Representación de los grupos parlamentarios, solo los miembros de Podemos en la Mesa del Congreso han defendido la creación de una comisión sobre el Rey Juan Carlos, solicitada tras conocerse que le investiga la Fiscalía suiza por presunta comisión de 100 millones de euros pagada por Arabia Saudí en el trámite de adjudicación a una empresa española de las obras del AVE a la Meca, cantidad con que el entonces Jefe de Estado habría sido muy generoso con una amante y menos con otra. Un gesto inútil de los de Pablo Iglesias, que no venderá el traje gris con el que ejerce de vicepresidente de Gobierno ni plantará a sus socios socialistas del ejecutivo, aunque su credibilidad, como la de él mismo y de los suyos, queden en entredicho como protectores pasivos de una presunta felonía que nos enseña una vez más a los españoles que la Justicia no es una, sino muchas.


Estoy convencido de que, siempre en el supuesto de que llegara a demostrarse la culpa del hoy Emérito, el cuestionamiento de la forma política del Estado español, la monarquía parlamentaria según el Artículo I del Título preliminar de nuestra Constitución, apenas llevaría a algún que otro gesto inútil de la izquierda radical domesticada que querrá hacer pasar por excepcional, porque algo tendrá que hacer para diferenciarse del PSOE, convertido hace mucho tiempo al accidentalismo, pues los trajes pasan de moda con relativa facilidad.


Esta nos la tragamos, como nos hemos tragado la de los Pujol y tantas otras. Me da rabia, lo confieso, pero hay que partir de ahí y mejor haríamos en sacarle provecho a la conclusión. Sentada la habilidad del monarca como comisionista y machote (un guiño a Echenique), si todo llegara a demostrarse, queda un camino por recorrer. Objetivemos pues: el problema de las aceitunas negras de Andalucía en EEUU a él le costaría un culín de whisky y lo de la tasa Google tampoco se le resistiría a la siguiente ronda. Las dos cosas que más parecen gustarle al soberano, son la que más le gustan a Donald Trump y eso es un potencial que no valora suficientemente nuestra diplomacia. Solo por afinidad en una de ellas, acrisoló una amistad con Bill Clinton y, cada vez que el expresidente americano viene a España se van juntos a comer huevos a un conocido restaurante de lo mismo en la Cava Baja madrileña, sin que se hayan cuantificado los beneficios que pudieran haberse derivado del contacto. Que estos alcancen al comisionado y a sus amantes no importa demasiado, la envidia no lleva a ninguna parte.


Bueno, la verdad es que yo no renuncio a sacar provecho a las cosas, estos temas son muy literarios. Bajo el trasfondo de una aventura con la famosa cortesana, Victor Hugo sacó partido en “Marion Delorme” a su descarada burla de Luis XIII y de la monarquía. Bastó que las autoridades prohibieran la continuidad de su representación para que quedara inaugurada la fama del escritor. Como Pablo Iglesias tiene buena relación con el ministro de Justicia, quizá me haga el favor de pedirle que me prohíban mantener este artículo. La verdad es que mi fama anda todavía por los suelos.


© Javier Figuero

facebook.com/javier.figuero.autor/

Foto: © facebook.com/Teo.Moreno.fotografo/

https://teomoreno.wixsite.com/fotografo

#PabloIglesias #Podemos #PSOE #JuanCarlosI #monarquía #ArabiaSaudi #Andalucía #Constitución #EEUU #DonaldTrump #BillClinton #Echenique #aceitunasnegras #TasaGoogle #VictorHugo

Posts Destacados
Posts Recientes
Busqueda por título
Sígueme en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

¡SÍGUEME! 

© 2023 por Samanta Jones. Creado coh Wix.com