ARQUEÓLOGA

13.02.2017

Hoy he llegado tarde a una cita. Y no por problema de transporte urbano, porque perdiera la noción del tiempo, accidente doméstico o sorpresa de última hora. Familiarizada, en todo caso, con una modernidad compleja que normaliza lo imponderable, mi interlocutora, agraciada joven, no se sintió interesada en conocer las razones del retraso. Encontraba atractiva mi madurez, maravillosa disculpa para todo extravío. Yo estaba corrido, porque  soy un caballero de los de toda la vida, de modo que no paré hasta abrirle mi corazón.

 

“No he interiorizado lo nuestro”, dije, para luego agregar: “Me da miedo quererte”… Para entonces, ya estábamos en el dormitorio, donde seguí con la perorata: “El amor me haría aún más vulnerable que el paso del tiempo. Compréndelo, he cumplido ya setenta años, la edad de ser un caballero… Quizá preferiría eludirte de manera consciente”…

 

Me tranquilizó: Su vocación era la Arqueología. Como evidencia, había pasado la noche anterior con un ultranacionalista de diecisiete años cumplidos.


 

© Javier Figuero

Foto: © teomoreno.com

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Posts Destacados

LA PRIMAVERA

17.03.2018

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Busqueda por título