LA VERDAD DE LA MENTIRA

Bajo autoridad de un medio tan importante como The New York Times, Donald Trump deja un legado de treinta y cinco mil mentiras de su ejercicio como presidente de los EEUU, lo que, bajo mi suficiente autoridad de matemático, habla de una por cada hora en el cargo. Como lo fue Nixon, Liar Donald puede ser ya un personaje que infunda miedo a los niños rebeldes ante el sueño, El Lobo feroz o algo parecido. Según el discurso que se ha marcado al pie del Capitolio el día de su entronización como sucesor, Biden viene a defender la verdad contra la mentira. Yo no descarto que lo hiciera para que algunos niños pudieran dormir más tranquilos esa noche. Lleva muchos años en política, sabe que la verdad es lo que quieren oír los que la sufren. Trump lo sabía, deja prueba de ello.


Los ciudadanos somos niños en manos de los políticos, que nos mienten como lo que somos. No conozco excepciones y es sólida la teoría que lo justifica, incluso en sagrado. La inició Platón que dijo necesaria la mentira para ocultar una posición estratégica que pudiera beneficiar a la colectividad (la mentira noble) y hasta San Agustín y Santo Tomás de Aquino consideraban un derecho y un deber mentir a la luz de la fidelidad a Dios, lo que implicaba al gobernante, pues lo es por su gracia. Sin que resulte evidente el condicionante divino y si el de pupila y amante del platoniano Heidegger, pese a su condición de judía, Hannah Arendt decidía que la verdad y la política no se llevan demasiado bien y, en el ensayo en que quiso relacionarlas (Verdad y política), aceptó no conocer pensador que colocase la veracidad entre las virtudes políticas. La gran pregunta de ese texto le llevaría a la paradoja. La pregunta: “¿Cuál es la realidad de la verdad, si es impotente en el ámbito público, que, más que otra de la vida humana, garantiza la realidad de la existencia a los hombres?”. Y la paradoja: “Si entendemos la acción política por la relación medios-fin, llegaríamos a la conclusión de que la mentira puede servir para proteger la verdad”.


Pero resulta fatigoso teorizar sin el ejemplo. Nadie en España me debería discutir la afirmación de que Pedro Sánchez gobierna sobre la mentira y, si tuviera lectores de otros ámbitos democráticos, no creo que tuvieran dificultad para extrapolar la afirmación a sus ámbitos y gobernantes. Compromisos contraídos en la campaña electoral, que debieron obligarle, Sánchez los conculcó, sin despeinarse, en cuanto supo el resultado que ofrecían las urnas y, si lo saco a relucir no es por fastidiar y sí por actualidad. Ojala The New York Times hubiera contabilizado las mentiras de Sánchez, como la de quienes llevaron antes sus colchones a la Moncloa u ocupan residencias de gobierno en otros países democráticos (en los que no lo son, la cosa es mucho más simple, allí todo es mentira).


Referente histórico del ensayo como género literario, en De los mentirosos, Montaigne consideró la mentira “un vicio maldito”, pues, sí los hombres no estamos ligados más que por la palabra, “paréceme ser las faltas que debieran a todo trance combatirse”. Pensador a tiempo completo y político ocasional, Montaigne marcó en este y otros muchos asuntos a buena parte de los llamados “moralistas” franceses, que lo fueron, no por defensores de un corpus ético, como por la ocupación crítica de las costumbres (mores) de sus tiempos. Buen lector de estos, Nietzsche mantenía que sin la mentira “una determinada clase de seres vivos (los políticos) no podrían vivir” (Escritos póstumos).


Yo me he preguntado alguna vez si prosperaría en Justicia la reclamación a un gobernante que hubiera obtenido mi voto con mentiras, pero soy por naturaleza indulgente, y, si la duda subsiste, no será por mi iniciativa que se sacrifique a esa determinada clase de seres vivos; al final se ahorcan solos con sus palabras. Mucho más práctica, mi mamá se aprovecha de mi inacción y, cuando me acuesta, me exhorta a dormirme enseguida, pues pudiera venir uno de esos políticos/Pinocho con la cara de madera y la nariz larguísima a joderme la noche con sus mentiras.


© Javier Figuero ( javierfiguero.com )

facebook.com/javier.figuero.autor/

Foto: © facebook.com/Teo.Moreno.fotografo/

https://teomoreno.wixsite.com/fotografo

#mentira # verdad #thenewyorktimes #nixon #loboferoz #donaldtrump #joebiden #capitolio #eeuu #platon #sanagustin #santotomasdeaquino #heidegger #hannaharendt #montaigne #pedrosanchez #moncloa #nietzsche #politica #politico #pinocho #moralista #pensador


Posts Destacados
Posts Recientes
Busqueda por título
Sígueme en
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

¡SÍGUEME! 

© 2023 por Samanta Jones. Creado coh Wix.com